Facebook Twitter Google +1     Admin

Estrechar la mano de Fidel

20160814161910-marcelino1.jpg


Por: Bárbara Fortes Moya

Marcelino Rodríguez Bouza, es un sagüero, ferroviario de pura cepa, que hace ya más de cincodécadas exhibe con orgullo humilde, en la sala de su casa, la foto que rememora el día en que le confirieron la condición de vanguardia nacional en 1964,  de manos de Fidel.


"Una sorpresa muy grande, fue inesperada la presencia de Fidel en el acto, tuve la suerte de hablar con él, inolvidable ese momento. Constituye  un orgullo haberle dado la mano a una persona como él, no todos tenemos esa oportunidad. Es un regalo que me dio la vida”.

El líder cubano visitó los talleres para el mantenimiento y reparación de las vías férreas y con la amabilidad característica saludó a todos los trabajadores y directivos 
Marcelino, con 83 años de edad, recuerda que  trabajaba en el área de mecánica como especialista de frenos de locomotora, de esa gran entidad ferroviaria, encargada de reparación de locomotoras que por los años de explotación de los equipos y  por limitaciones de piezas, ha estado afectada, pero el empeño de los trabajadores es esencial y no renuncian a continuar ofreciendo su esfuerzo, por el ferrocarril de carga y pasajeros en Cuba.  
Hoy, muy sonriente y feliz, Marcelino expresa con devoción: "lo único que quiero es que Fidel dure muchos años más, con salud y fortaleza”.

14/08/2016 10:19 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris