Facebook Twitter Google +1     Admin

Asalto a la biblioteca

Mi llegada a la institución la tInés María Alvaradoomó por sorpresa pero esta visita inoportuna no la hizo indolente. La invitación a sentarme y esperar unos minutos fue quizás el mejor comienzo para la entrevista, víspera del día del bibliotecario cubano.

Desde ese instante supe que estaba ante una mujer de admirable delicadeza y pasión por los libros.  Me recordó a la bibliotecaria que en mis días de diablillo con pañoleta nos inculcaba el hábito de la lectura a un grupo de revoltosos enanos.

El ambiente húmedo, frío y oscuro que custodia los buenos libros se apoderó de mí. Mientras esperaba la atención de la directora de la Biblioteca Pública “Raúl Cepero Bonilla” de Sagua la Grande la magia del lugar me atrajo por laberínticos pasillos, residencia de auténticos tesoros de tinta y papel.

Fui delatado por mi sentido explorador y una joven especialista de la institución acudió a mi auxilio. Entonces conocí, de primera mano, que el centro cuenta con un fondo de 47 534 volúmenes distribuidos en 7 salas especializadas, entre ellas la de Literatura, Arte y música, Infantil-juvenil y Débiles visuales.

En sano husmeo por las salas hallé el rincón más preciado para la institución local y es la llamada “Colección Sagua”. Se trata de 69 títulos sobre la gloriosa historia de la ciudad y sobre sus relevantes personalidades. Aquí descansa un importante testimonio del devenir de la villa en todos los tiempos.

“Muchos de estos libros y otros los usuarios no los conocen, entonces es tarea de los técnicos promocionarlos y sugerirlos cuando un lector solicita los servicios”, me dijo Inés en un ligero asalto a mi bojeo. “Nuestros 39 trabajadores están capacitados para orientar oportunamente a la población y para motivarlos a volver al centro una y otra vez”.

Con esta abundante y optimista intervención conocí inmediatamente que la también Licenciada en Bibliotecología y Ciencias de la Información estaba lista para corresponder a mis sedientas preguntas, aunque ya me quedaba solo una.

-¿Cómo hacen los bibliotecarios sagüeros para fomentar la lectura en un contexto que tiende a subvalorarla?


-“Cada sala diseña su plan de actividades en correspondencia con su misión y con el fondo de libros que cuente. Así se desarrollan charlas, tertulias, concursos y conversatorios que toman como pretexto alguna efeméride importante para incentivar la lectura en los usuarios. También desarrollamos iniciativas en temas importantes para la población como el Programa martiano, el medio ambiente, el VIH y otros de interés social. Además a través del Departamento de Extensión llegamos a instituciones y comunidades del municipio con nuestros títulos”.

La Biblioteca Pública “Raúl Cepero Bonilla” de la Villa del Undoso es una de esas instituciones que no descansa en su afán de elevar el conocimiento humano. Ubicado en la intersección de las calles Marta Abreu y Céspedes, el palacio mayor de los libros en la Villa del Undoso es heredero de la primera biblioteca local surgida en 1922 y que correspondió a la Logia # 12. Desde entonces mucho se ha hecho por perfeccionar, ampliar y diversificar los servicios culturales.

 

07/06/2012 14:52 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris