Facebook Twitter Google +1     Admin

Tras la historia Centro de Arqueología saguero

20120518172933-arqueologia-1.jpg

 

 Bárbara Fortes

 

Un amplio espectro en la investigación de  los procesos de desarrollo  de la Comunidad  Primitiva  en el  territorio noroeste  de Cuba  se  aprecia en la Sala de Arqueología Aborigen, ubicada en  el antiguo Casino Español, de Sagua la Grande.

 Perteneciente al  Centro de Estudios Ambientales, CESAM, en Villa Clara, ratificó el Doctor en Ciencias Históricas Raúl Villavicencio Finale , esta institución científica   contribuirá a la realización de estudios con el  proyecto de colaboración internacional, Carahate: Arqueología de una polémica historiográfica, en relación con el  desarrollo  de la Comunidad  Primitiva  en  el  territorio noroeste  de Cuba .

 En la misma  se observa un gran  volumen de información y los artefactos aborígenes hallados en  las  expediciones  recién finalizadas en un  área de extensión de 12 kilómetros cuadrados, próximo al actual poblado de Carahatas  los que  sobresalen  entre  los más ricos del patrimonio de  nuestro país.

Los exponentes  más valiosos  que pueden apreciarse  son entre otros,  las hachas petaloides o pulidas, halladas por primera vez  junto  a  cuchillos, buriles, raspadores utensilios de conchas  y otras múltiples  herramientas rudimentarias ,evidencias de  la posibilidad de un asentamiento de agricultores taínos  en el centro noroeste de  la provincia de Villa Clara.

Villavicencio Finalé remarcó que el Centro de Estudios Ambientales de La Villa del Undoso, devenido en Museo de Ciencias, está vinculado con la comunidad y las escuelas  que acceden en busca de información para  la aplicación de los programas de Historia Local  en los diferentes niveles de enseñanza.

18/05/2012 11:29 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris