Facebook Twitter Google +1     Admin

Una casa hermosa para los abuelos

20120403142009-fotos-1-135.jpg

 Bárbara Fortes

María del Carmen Tirado, está feliz, cumple hoy 74 años, y lo celebrará  en la Casa de Abuelos  del consejo popular de Villa Alegre, en Sagua la Grande.

“La atención aquí es una maravilla, expresa sonriente, nunca pensé sentirme tan bien, como en familia”.Con tranquilidad puedo tejer y bordar, entre otras labores manuales que  me gusta  hacer”.

 La institución  abrió sus puertas el 28 de diciembre de 2004. Ubicada en la calle Roloff ·93, posee muy buenas condiciones estructurales. En estos momentos acoge a  26 adultos mayores entre 65 y 94 años,  lo que demuestra la alta tasa de envejecimiento del municipio saguero.

La vida  transcurre en armonía y paz, constituyeron  el Consejo de Ancianos, su presidenta es Caridad Morales, fundadora  de la Casa. Nos cuenta que hacen su matutino cada mañana, leen las noticias más importantes y después  hacen ejercicios apropiados para su edad, los que son impartidos por un profesor de educación física.

Estas personas tienen su residencia en el barrio y otros aledaños, como el Reparto 26 de Julio y Pueblo Nuevo, puntualiza la Licenciada en Rehabilitación Social y Ocupacional , Yackelín Díaz Barrios.

Manifiesta su gran satisfacción de trabajar con este sector poblacional que merece las mayores atenciones, provienen de casos con problemas sociales, estados depresivos  y sin familiares que los atiendan.

:“Tratamos de ofrecer actividades que ayuden a su recreación, aquí en la Casa, como juegos de mesa, como dominó, disfrutan de las transmisiones de béisbol  por radio y  televisión. También  realizamos paseos por la ciudad al gimnasio al aire libre, museos  y excursiones a lugares como el Arcoiris en Santa Clara, donde fuimos el domingo último”.

La alimentación está garantizada, precisa el administrador, Jesús Cabello. Los horarios son inviolables. Los abuelos llegan a partir de las 7 y 30 am, desayunan, a media mañana corresponde la merienda, luego a las 12, el almuerzo, después meriendan  y a las 5 de la tarde es la comida. Todo se elabora según las normas dietéticas, con un consumo bajo de sal  para estas edades. El personal de cocina posee fogón de gas y refrigerador para la conservación de los productos cárnicos.

Algunos prefieren conversar en el patio, junto al pequeño huerto  que ya hicieron para abastecer en alguna medida al comedor y sentirse útiles .Otros como: Ramona Miranda de 94 años y Florentino  Reyes de 92, los abuelos de mayor edad, conversan y recuerdan  sus años de juventud, ahora con más placer y alegría porque se sienten protegidos  en su segunda casa.

Siempre con ese placer de amar y mimar a nuestros abuelos, admirarlos por la experiencia de la vida y el trabajo, ejemplo para continuar adelante, la Casa de Abuelos de Villa Alegre hace honor al nombre de este consejo y  realidad  las palabras de nuestro Apóstol José Martí:” ¡Ah, qué bien hace el que  consuela a los ancianos!

 

 

 .

 

 

 

31/03/2012 07:33 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris