Facebook Twitter Google +1     Admin

Albarrán: icono de la Urología

20160116111051-albarran.jpg

 Bárbara Fortes Moya

A pesar del tiempo transcurrido,tras su muerte en París,  el 17 de enero de 1912, con sólo 51 años, permanece como una especie de monumento a la vida, el más eminente de los urólogos modernos, el sagüero Joaquín Albarrán y Domínguez. 

 "Si los azares de la vida me han hecho adoptar por Patria a la gran nación francesa, nunca olvido que soy  cubano y siempre tenderán mis esfuerzos a hacerme digno de la Patria en que nací".

 Estas emotivas palabras de Albarrán están inscritas  en el 
pedestal de la estatua al eminente médico sagüero, en el 
parque del mismo nombre, erigido entre la Iglesia y el Hotel 
Sagua.


De Sagua la Grande se trasladó hacia La Habana para cursar 
estudios en el Colegio de Belén. Y después, gracias al empeño 
de su padrino el Dr. Joaquín Fábregas,pues, quedó huérfano a 
muy temprana edad. Partió hacia Barcelona, donde cursó el 
bachillerato, la licenciatura e hizo el doctorado en Medicina 
en la Universidad Central de Madrid, con solo 18 años de edad.


 El constante deseo  por ampliar sus conocimientos, hizo que 
viajara a París, donde se consagró como urólogo.
Al médico sagüero Joaquín Albarrán y Domínguez se  le 
considera  un icono de las generaciones de urólogos, condición 
que se le concedió por el extraordinario aval de estudios 
relacionados con esta especialidad.


Entre las investigaciones que constituyen un valioso aporte a 
la Urología Moderna sobresalen Enfermedades Quirúrgicas del  
riñón y la uretra (1899), Exploración de las funciones renales 
 (1905) y Medicina operatoria de las vías urinarias (1909).
Por sus notables  aportes resultó electo Vicepresidente de la 
Asociación Francesa de Urología y en  1907 el Gobierno francés 
lo honró con la condición de Oficial de La Legión de Honor.


A pesar de que permaneció  casi toda su vida en el extranjero 
el amor por su Patria  siempre lo patentizó. El 9 de 
septiembre de 1890 en un banquete que le ofrecieron sus 
colegas en Cuba levantó su copa para decir: 
“Brindo, señores, porque se le den a Cuba los elementos que le 
faltan para su completo desarrollo científico y el porvenir de 
la ciencia, que tendrá consigo el porvenir moral y material de 
la tierra en que nacimos”


El amor por su Patria se evidenció también en el apoyo a la 
causa independentista cubana al aportar fondos para la lucha.

En el Museo Histórico Municipal José Luis Robau de Sagua la 
Grande,  se conserva la Medalla de Oro en Cirugía de los 
hospitales, entregada  a Albarrán  en París, en 1888, premio 
no alcanzado hasta ese momento por un extranjero.

16/01/2016 04:57 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris