Facebook Twitter Google +1     Admin

Los factores del frío


Para que en Cuba sintamos fríos tiene que haber entrada de aire frío del continente norteamericano.

El pasado jueves fue indudablemente un día invernal para el occidente y el centro de Cuba. Sin embargo, algunas personas se me acercaron para decirme ayer viernes que había frío, pero que no tanto como el pasado martes 7 de enero. El termómetro, sin embargo, había marcado 19.3 °C en La Habana el día 7 a la 1 de la tarde (cercana a la hora usual de la máxima) y ayer marcaba 19.9 °C a la misma hora. Pero en efecto, no se sentía tanto frío ayer viernes 17 comparado con el día 7. ¿En qué estaba la diferencia? Más adelante en ésta crónica lo veremos más en detalle.

Es entonces que se me ocurrió analizar los factores del frío para esta Crónica del Tiempo.


Factores puramente físicos

En primer lugar, para que en Cuba sintamos fríos tiene que haber entrada de aire frío del continente norteamericano. Las oleadas frías mayores son las que provienen de la provincia de Alberta, en Canadá, que a su vez provienen de la zona allende al Círculo Polar Ártico.

En segundo lugar, si el aire viene del noroeste, abandona el continente por el estado norteamericano de Texas y cruza sobre el golfo de México antes de llegar al occidente y centro de Cuba. El aire frío continental tiene que recorrer aproximadamente 1420 km para llegar a Cuba. En esa travesía el aire se va calentando, porque la superficie subyacente es agua cálida del golfo, y además de calor va obteniendo humedad. Pero si el aire proviene de la dirección del norte al nortenordeste y el aire frío cruza sobre tierra toda la península de La Florida, tierra que está fría y le conserva la temperatura. Luego atraviesa un espacio de mar de unos 180 km solamente para llegar a Cuba. Ese aire llega entonces muchísimo más frío que el que viene sobre el golfo, y es uno de los factores para que bajen las temperaturas en Cuba.

En tercer lugar, si el viento es débil o está en calma, y es de noche: cuando el cielo está nublado, las temperaturas nocturnas, o mínimas, son más altas que las que se registran en una noche despejada, porque el aire frío sobre tierra en zonas del interior (alejado del mar, siempre más caliente) se estanca y comienza a irradiar el calor como radiación infrarroja hacia el espacio, mientras que si hay nubosidad, ésta refleja la radiación y la devuelve a la tierra. Por ejemplo, en la madrugada de jueves para viernes, excepto una mínima de 7 °C en Unión de Reyes, Matanzas, porque disminuyó algo la nubosidad cerca del amanecer, en el resto de Matanzas y Mayabeque las mínimas estuvieron entre 10 y 11 °C, mientras que en el resto del occidente fueron más altas.

Al contrario, en la madrugada de hoy sábado, despejó el cielo y los valores bajaron hasta mínimas de 5.6 °C en Unión de Reyes, Matanzas, la más baja hasta ahora en toda la temporada invernal actual. Hubo 7.4 °C en Indio Hatuey, en la propia provincia, y 8.0 °C en Tapaste, Mayabeque y 8.1 en Bainoa, en la propia provincia; e igual valor en Jovellanos, Matanzas. En buena parte de la zona interior de Artemisa, Mayabeque, Matanzas y Villa Clara, se registraron valores de la temperatura mínima entre 8 y 10 °C. Ese es el efecto de una noche en que el cielo se encuentra despejado o con pocas nubes.
La Sensación Térmica

Hasta aquí he hablado de factores puramente físicos y que no dependen de las personas. Los factores de los que trataré en este segundo aspecto, son los referidos a la sensación térmica en las personas.

La sensación de frío y calor depende de nuestra piel y del mecanismo normal de refrigeración del cuerpo humano. Con relación a las temperaturas bajas, o que proporcionan la sensación de frío, los factores externos fundamentales son el viento, la nubosidad y la humedad. Con el calor ocurre otro tanto, pero esperaremos al verano para contarlo.

En la sensación de frío, la velocidad del viento es fundamental si Ud. está en el exterior de una edificación. Volvamos al ejemplo del primer párrafo de esta CRÓNICA. El día 7 de enero a la 1 pm el termómetro marcaba en La Habana 19.3 °C y todos coinciden en que se sentía mucho más frío que ayer con el termómetro en 19.9 °C a la misma hora, sólo 0.6 °C de diferencia. Pero la diferencia en la sensación térmica radicaba en la velocidad del viento. El día 7 de enero el viento promedio era de 30 km/h. El empleo de una fórmula algo complicada nos dice que con ese viento la sensación térmica se traducía en el equivalente a una temperatura de 14 °C, fue lo que sentimos el día 7 al estar expuestos al viento. Sin embargo, ayer, con sólo un viento de 11 km/h, la temperatura que sentimos a la 1 p.m. fue de ¡ 18 °C ! . Tenían razón los que sintieron más frío el día 7 por el día.

Otro factor es la nubosidad o encontrarse uno a la sombra, porque si está nublado, o Ud. está en la sombra, siente más frío que si está expuesto al Sol.

La humedad relativa es también otro factor a tomar en cuenta. Un frío en aire húmedo se siente mucho más que el frío en aire seco. Ud. puede soportar perfectamente bien 8 °C en un país continental, pero con 8 °C y la humedad que se encuentra sobre un archipiélago como el nuestro, no quiero imaginar lo que Ud. sentiría. Mis coterráneos de Bainoa, municipio de Jaruco, en Mayaneque, quizás puedan contarlo. Y dicho sea de paso, Bainoa se encuentra localizada en un valle, cerrado por pequeñas elevaciones, con la apertura limpia y directa al norte, por donde entra el aire frío cuando viene de esta dirección, y en noche sin viento ese aire se estanca dentro del valle. En noches despejadas el aire se enfría bastante, y además Bainoa tiene un suelo de tierra arcillosa, ingredientes éstos que le proporcionan un lugar único en Cuba respecto al frío.

Por último, y para no cansarles, hay factores intrínsecos a la persona que les hace sentir más o menos fríos, como son: el sexo (las mujeres sienten más frío que los hombres); la edad (niños y personas de la tercera edad sienten más frío que los adultos); y también influye el estado general de salud de la persona.

Por todo lo anterior, no podemos fijarnos únicamente en el número que marca el termómetro, que es lo que usualmente se pronostica, y pienso que hay que ir pensando en introducir la sensación térmica como guía general, aunque recuerden que existen factores que dependen individualmente de cada ser humano.

19/01/2014 10:12 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris