Facebook Twitter Google +1     Admin

Una casita de infinito amor





 
Bárbara Fortes

Auxiliar pedagógica en Casita de niños sin Amparo Filial Para refirmar la sentencia del apóstol de que:”Los niños son la esperanza del mundo”, hace 9 años abrió las puertas la Casa de Niños sin amparo filial de Sagua la Grande.

Con una gran dosis amor y cariño hacen más placentera la vida de estos  menores que provienen de una familia disfuncional o son huérfanos.

El día transcurre feliz, junto a  las auxiliares pedagógicas, la directora Magaly Cuevas  y el personal de servicios. Todos en función de que la casa supla toda la carencia afectiva que tanto necesitan en esta etapa de la vida.

En la Zadar, Yurisay, Margarita, y la pareja de hermanos de  Leyanis y Félix Mario, e Iris y Roberto. Estos últimos, fundadores   de la  “casita”fundadores de esta acogedora instalación educacional sagüera.

Las atenciones a estos menores es esmerada, a pesar de carencias de recursos materiales, el empeño es hacer todo lo posible porque  se sientan como si estuvieran en su verdadero hogar.

Una de las personas que da todo lo mejor de sí para que así sea es  
Idolidia Martínez, fundadora y trabaja en el área de cocina. Para ella representa un placer enseñarlos a cocinar y  elaborarles  los alimentos  y recalca:”hago todo lo posible por complacer sus gustos, los quiero como si fueran mis hijos”.

Pero no solo la alimentación es prioridad, sino el aprendizaje  que está garantizado. Algunos estudian en el Semi Internado Fuertes y la escuela especial Filiberto Rivero.

 Allí disponen de equipos electrodomésticos como ventiladores, televisor, micro wave, entre otros que han aportado  entidades que apadrinan como la Empresa Cloro Sosa, Educación y el club de Federadas Mariana Grajales.
 
Otra actividad importante es el repaso y el cumplimiento de los deberes académicos por lo que dos auxiliares pedagógicas, Sonia Morales y Mayrel Calero,  se encargan  de repasar a los niños, después de culminar sus actividades docentes.

En esta pequeña pero hermosa familia, la trabajadora social Lissett Rodríguez, se encarga de organizar los cumpleaños, actividades recreativas, paseos por la ciudad, visitas al parque de diversiones de la ciudad,

Ningún detalla se escapa a la trabajadora sociales interesa por el  cumplimiento de Roberto quien trabaja en la Unidad de Acopio de Sagua.El  tiene ya 24 años y permanece en el recinto junto a su hermana Iris, quien tuvo una linda fiesta de 15, de lo que dan fe las  fotos  que  adornan la sala, la limpieza de las habitaciones que disponen del inmueble necesario entre los que se pueden citar ventiladores, camas y escaparates que son ya de su patrimonio.

La Casa de Niños sin amparo filial de Sagua la Grande, demuestra cómo se cumplen los sueños del  Hombre de la Edad de Oro, por eso para quienes transitan por la misma,  esta  gran familia, conoce la responsabilidad de ellos para hacer más placentera la vida y que a la vuelta de los años, se conviertan en  hombres dignos y se sientan  felices de vivir en esta tierra.

 

28/01/2011 10:08 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

amientender

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris