Facebook Twitter Google +1     Admin

Museo Reina Sofía de Madrid presenta muestra retrospectiva dedica a Wifredo Lam

5 abril 2016 | 1 | 

LamLa gran retrospectiva que el Museo Reina Sofía de Madrid dedica al cubano Wilfredo Lam propone una ambiciosa relectura de su obra, a través de casi 250 obras que permiten apreciar con amplitud las diferentes facetas de unos de los artistas más fascinantes del siglo XX.

La exposición se ha exhibido anteriormente en el Pompidou de París en una versón más reducida, ya que en la de Madrid se ha reforzado la preratado de colocar en categorías demasiado definidas y estables”, señaló el director del Reina Sofía, Manuel Borja-Villel.

La obra de Lam tiene relación con muchos lugares a la vez, en “una especie de exilio exterior e interior”, explicó.

El recorrido, dividido en cinco grandes bloques, trata de resituar su obra dentro de la historia del arte internacional, así como prestar especial atención a las progresivas etapas de un trabajo construido entre España, Francia, Italia y Cuba.

“España (1923-1938)” trata una época en la que el artista se libera progresivamente de la práctica académica aprendida en La Habana y en la Academia de Bellas Artes de Madrid.

Descubre las obras de Gris, Miro y Picasso en la “Exposición de pinturas y esculturas de españoles residentes en París”, en 1929 en Madrid, así como cuadros de Gauguin, los expresionistas alemanes y Matisse, que consulta en catálogos y revistas y que le ayudan a simplificar las formas en grandes superficies de colores uniformes.

Las obras realizadas en Madrid, Cuenca, León, Málaga y Barcelona, que dejó en manos de amigos cuando huyó precipitadamente a Francia tras haberse comprometido con las fuerzas republicanas, reaparecieron tras la muerte del artista, que las creía perdidas.

En ellas se “pone de manifiesto un largo y difícil aprendizaje en la ex metropoli colonial”, según la comisaria.

En “París-Marsella (1938-1941)”, Lam descubrió la influencia de la estatuaria africana en el arte europeo, reivindicada por las vanguardias y por Picasso. Los rostros de sus personajes se convierten, así, en máscaras geométricas.

“Cuba y América (1941-1952)” abarca la época en que el artista regresó a su país, donde quedó impresionado por la corrupción, el racismo y la miseria.

Su obra aparece llena de figuras sincréticas que unen lo vegetal, lo animal y lo humano, reproduciendo los mundos espirituales propios de las culturas caribeñas.

Lam “estaba interesado por la santería pero a nivel gráfico, no en lo práctico. Lydia Cabrera le enseñó mucho, aunque él no era religioso en ninguno de los sentidos”, recordó el hijo del artista.

Entre 1952 y 1967, Lam realizó numerosos viajes a París, Caracas, La Habana, Albissola (Italia) y Zúrich, alejándose con frecuencia del taller.

Durante su estancia en París, su amigo Asger Jorn le presentó a los artistas CoBrA, con los que hizo varias exposiciones.

El interés del grupo por el arte popular lo llevó a confrontarse a nuevos materiales, como la terracota, y a experimentar formas nuevas.

En 1962 se instaló en Albissola y en este centro de cerámica vivió regularmente hasta su muerte en 1982. Seducido por la liberación del trabajo en terracota y por la intervención del azar en el proceso de creación, produjo cerca de trescientas cerámicas durante 1975, cuyos símbolos remiten a sus pinturas y dibujos.

Esos años están también marcados por sus viajes a Egipto, India, Tailandia, México y un reconocimiento institucional creciente, así como por su obra autobiográfica “El nuevo Nuevo mundo de Lam”.

(Con información de EFE)

05/04/2016 15:24 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris