Facebook Twitter Google +1     Admin

De enfermero a médico

20140708160524-fotos-1-117.1.jpg

Bárbara Fortes

Al joven Gustavo Santos Martíní  siempre le gustó ayudar a los demás, jugar con jeringuillas y  ser el enfermero, pero nunca pensó que pudiera transitar por los estudios que lo convertirán en médico.

Cuando estudiaba en el Pre Universitario de Sagua la Grande, respondió al llamado de ingresar en el Pre Pedagógico y asumió, pero con el devenir del curso comprobó que no era su vocación, sino la ejercer la enfermería, entonces ingresó en un curso para formar personal emergente en esta rama en la Universidad Médica sagüera .Los estudios los finalizó con excelente promedio.

Desde que se graduó ofreció sus servicios  en la sala de emergencias y urgencias del policlínico Mario Antonio Pérez, de la ciudad de Sagua la Grande.Querido y respetado por sus compañeros se destacó entre los mejores, el aval emitido del el área de Enfermería y las organizaciones del centro lo atestiguan.

Al darse a conocer la convocatoria para los enfermeros con promedio de más de 4 puintos, podrían solicitarla, no dudó en llenar su planila.

Este  devino en aval que le permitió  acceder a la carrera de Medicina,ahora la misma Universidad Médica lo acoge en su seno como aestudiante de la carrera de Medicina ya culmina su tercer año.

Ahora está en el período de práctica profesional en el Hospital Mártires del 9 de Abril, de Sagua, específicamente  en la sala de Medicina.

“La sala de Medicina es esencial, se vincula la docencia- asistencia, a través del pase de visita con la disusión de casos  difíciles, la confección de la Historia Clínica, es fundamental en la formación de un médico, considero yo”.

Entre las especialidades que se imparten están Laboratorio Clínico, Imgenología, Farmacologíaentre otras que competan el programa de estudios de la carrera de Medicina.

¿Siente alguita preferencia entre estas especialidades ?.

“En realidad me atraen todas, porque todas tienen su encanto, y ayudan a la formación integral de un médico.

 “Estoy feliz porque estoy haciendo realidad mi sueño y cumplir con los 4 pilares de la Medicina, prevención, curación, promoción y rehabilitación de los pacientes .Aspiro a trabajar en un consultorio, perteneciente al Policlínico donde trabajé y  ser un buen médico de la comunidad”.

Gustavo Santos  Martiní es un ejemplo de superación, y de las facilidades de estudio del sistema educacional cubano.

Todo lo que se hace con amor puede llegar a ser una realidad y nunca es demasiado tarde, para soñar.

 

 

 

  

08/07/2014 10:05 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris