Facebook Twitter Google +1     Admin

La música es mi vida

20110502152656-estrellita-villavicencio-arreglada.jpg

 

 

 Bárbara Fortes  

"Cuando no canto me siento muy  triste. Necesito de ese público que tanto me quiere", afirma sonriente  Estrellita Villavicencio. 

Esta destacada intérprete  de diveros generos musicalescuenta que su padre era músico e integraba el grupo “Los guaracheros inquietos”. En aquel entonces, tenía 4 o 5 años y vivía en lo alto de una loma, por el poblado de  Rancho Veloz, en el municipio de Corralilo. Poco tiempo  después  vino a vivir con la familia a Sagua la Grande hasta los días de hoy. 

Recuerda que de niña esperaba en su silloncito a su papá, quien llegaba de regreso de algún guateque campesino. En esos momentos ella entonaba Dos Gardenias, de Isolina Carrillo,  un tema que enaltece a la cancionística cubana. 

Con énfasis en sus palabras  dice que lleva en la sangre el tresero de manigua. Esa música de la campiña que la hace sentir como en el  paraíso. 

Durante  la etapa de estudiante de primaria y Secundaria básica  tuvo como profesoras de piano a Sara Nogués y a Rosita Acosta, a quienes debe  sus conocimientos y les agradece mucho. En los años de su adolescencia le gustaba cantar pregones y música afro.

Entre sus ídolos de aquella época figuraban  Elvys Presley el “Rey del Rock and  Roll”, también  Pedrito Rico, intérprete  de música española, género en el que se atrevió a incursionar, puntualiza Villavicencio. 

A pesar de tener como prioridad para la vida a la música estudió  Licenciatura en Español y Literatura y por mucho tiempo laboró en la esfera de la Educación en Sagua la Grande. 

A principios de los años 80 del pasado siglo trabajó en la Escuela de Idiomas André Voisin de Sagua la Grande. Siempre  participaba en las distintas fiestas  que se organizaban y un día un profesor le sugirió que cantara en otros idiomas. Recuerda que se aprendió de memoria la letra de La vida en rosa, de Edith Piaff y el tema de la película Casablanca entre otras melodías. 

Con el maestro Julito Martín Alfonso como guitarra acompañante se inició en la vida artística. Después con Hernán Guevara y más tarde con  Frank Fernández, en El rincón del bolero, espacio que por mucho tiempo se mantuvo en la preferencia de los sagüeros. 

Estrellita no olvida que la primera vez que cantó con una orquesta fue dirigida por Conrado Morales, en el Cabaret Nocturnal  de la Villa del Undoso. En varios  festivales de música Rodrigo Prats tuvo el orgullo de ser premiada, como reconocimiento a su calidad interpretativa. 

Dice sentirse realizada en grado sumo cuando interpreta boleros,  género que la satisface mucho espiritualmente. 

Hace unos 25 años que  integra la agrupación  de música campesina “Rumores del Undoso”. De ahí el nombre del  programa de este género  de Radio Sagua, en el que interpreta música guajira y  canta décimas. 

El quehacer artístico  trae consigo muchos compromisos. Siempre la  convocan a cantar en  actividades en la comunidad donde reside. Participa asiduamente en Festivales de Música Campesina y en Cooperativas de Producción Agropecuaria del municipio. 

Durante muchos años integró el Grupo lírico Conchita Rodríguez, con la dirección de Oria Pérez,  etapa que recuerda con mucho cariño por los conciertos en el Museo de la Música Rodrigo Prats y en otros escenarios. 

Entre impartir docencia  y cantar no puede elegir. Estrellita recuerda que era una artista en el aula. Vinculaba la clase con la música e introducía la asignatura de Español con alguna canción y así  motivaba a los alumnos. 

Ahora quiere dedicar el tiempo que no pudo al canto, por la responsabilidad de ser educadora. Tiene un espacio en la Peña de Conrado Morales, participa en el programa campesino y también  interpreta música mexicana.

 Aunque nunca  estudió en Academias afirma que tiene buen oído musical. Se incorporó al Movimiento de artistas aficionados desde sus inicios y en esa vertiente se mantiene en la  actualidad pues no se interesó nunca por convertirse en una artista profesional.

A pesar de sus 65 años dice sentirse muy bien, pues todo  el tiempo dedicado a la música  la reconforta en grado sumo. 

Esta profesión le ha traído muchas satisfacciones, pero cuando está  deprimida tiene que hacer un gran esfuerzo para cantar. 

A sus hijos les transmitió el amor por la música. Su pequeña nieta toca el violín para orgullo de Estrella Villavicencio, quien  expresa categóricamente: “La música es mi vida. Me gusta cantar y cantar”.

 

 

 

 

02/05/2011 09:14 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

amientender

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris