Facebook Twitter Google +1     Admin

En sintonía con Radio Reloj, 63 años en el aire.

20100701133637-relo-356141416.jpg

El 1 de julio de 1947  en el local ubicado en la azotea del antiguo circuito CMQ, en la calle Monte esquina a Prado, en La Habana, comenzó a salir al aire la emisora Radio Reloj.

En aquel pequeño e inadecuado inmueble, devenido estudio, había una mesa, un micrófono, un metrónomo y dos sillas.

Ubicada hoy en el octavo piso del Instituto Cubano de Radio y Televisión, ICRT, la emisora de la hora y las noticias, cuenta con dos confortables cabinas de transmisión, la redacción central, reporteros, páginas webs, y otras áreas que en conjunto permiten hacer realidad la magia de la radio.

Más de cien trabajadores, entre reporteros, redactores, corresponsales, locutores y técnicos hacen posible que de manera ininterrumpida Radio Reloj marque el tiempo de la vida y llegue a sus hogares con el acontecer nacional e internacional.

El pulso de la vida

Prestigiosos profesionales de la prensa como Juan Emilio Fríguls, quien fuera Premio Nacional de Periodismo, constituyen paradigma del buen hacer en Radio Reloj y cuyo ejemplo irradia a las nuevas generaciones.

En su aniversario sesenta y tres, los trabajadores de la emisora de la hora y las noticias tienen la misión de cumplir el principio de esta emisora, de que “Si es noticia, la tiene Radio Reloj”.

Por eso, el reto de lograr en los boletines el reflejo de la realidad cubana y de las acciones de los pueblos del mundo frente al injusto Orden Económico y Financiero Internacional.

El tic-tac es y seguirá siendo el pulso de la vida en Cuba y el eco de la actualidad mundial, lo que constata la condición por 23 años consecutivos de Vanguardia Nacional.

 

01/07/2010 13:36 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris