Facebook Twitter Google +1     Admin

El sublime orgullo de ser hijo del Undoso



Hoy mi ciudad está de jolgorio, arriba a sus  206 años. Querida Sagua la Grande, todo un  privilegio, ser sagüero y sentir el sano orgullo de despertar y verte renovada.

Eres tú la tierra del más universal de los pintores cubanos, Wifredo Lam, quien por coincidencia de la vida naciera este mismo día, de hombres libertarios como los generales Robau, Núñez, de los hijos del 9 de Abril.
 
Incomparable respirar aire fresco en la mañana junto al río que  identifica a esta ciudad, el Undoso , como lo calificara el poeta Plácido. Dondequiera que se está se te extraña, los que con gran devoción  la aman .

Y en la flora también  somos privilegiados, muy erguida, apreciamos a la palmita  de Jumagua, en sus Mogotes, endémica  y única en el mundo.

Tierra de hijos ilustres  como Joaquín Albarrán, Mario Rodríguez Alemán, Jorge Mañach Lobato, Joaquín Albarán, Concepción Campa Huergo, y tantos  otros grandes de las letras, las artes y las Ciencias.

En la  cuidad bicentenaria, el Museo de la Música “Rodrigo Prats LLorens” está de fiesta  porque hace 26 años que abrió sus puertas y atesora el patrimonio musical de un gran número de grandes de la música cubana, quienes nacieron en la Villa del Undoso,el cantante Antonio Machín, el flautista Ramón Solís, los maestros de orquesta, Jaime Prats Llorens y Enrique González Mántici, cuyo nombre ostenta la Casa de Cultura saguera.

 Sagua la Grande, desde antes del alba, se sentía ese aire de festividad y pretendemos en los ya 206 aniversarios que a pesar de las heridas en el inevitable bregar de la vida,  se renueven las esperanzas y estés siempre  para los lugareños y visitantes  lozana  y

"grande".

08/12/2018 17:35 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris