Facebook Twitter Google +1     Admin

Blanca Rosa Blanco: “Me gustaría no dejar de creer”

20141119150658-f0022620.jpgLa reconocida actriz cubana confiesa que su carrera en el medio audiovisual ha estado cimentada por el esfuerzo y el amor dejado en las tablas.

La conocí en la televisión y no en el teatro, porque en tierra vueltabajera donde yo vivía, las oportunidades no iban como carta a la mesa; aunque no me quejo, me hubiese gustado ver también en esta manifestación de las artes a Blanca Rosa Blanco.

Alejandrina, aquella guajira que quería escalar y seguir adelante, caló en mí a la vez que los capítulos de la telenovela Salir de Noche pasaban. Como este, numerosos personajes desdoblan a Blanca Rosa. Hoy ella y Silvia vuelven a ser protagonistas de otra de estas tantas historias que “obligan” a sentarse frente a la pantalla chica.

—¿Cómo catalogas tu tiempo de estudiante en la Facultad de Artes Escénicas?

—A todos los que hicimos una carrera universitaria en una temporada como la del periodo especial, se nos convirtió en una etapa de sacrificio doble y el esfuerzo mayor. Los deseos por materializarlo se multiplicaron, al menos conmigo sucedió. Es como haber alcanzado todo en la nada, convocar el cuerpo y el alma para lograrlo a cualquier precio y mi generación sufrió y se creció en ese entrenamiento múltiple.

—¿Cuánto influyó el grupo de teatro Irrumpe y Roberto Blanco?

—El teatro es la sensación que más necesito y más extraño en mi vida, lo que sucede con un proceso de creación es único e irrepetible; que circunstancias como la lamentable muerte de Roberto Blanco me hayan aislado del escenario, no significó que mi pasión se agotara. Fue mi maestro, el que consolidó y dio forma a mis partes aisladas.
“El teatro está en mí como una grieta necesaria, dolorosa y única”.

—Se te ha visto en el cine, en la conducción de espacios televisivos, series, telenovelas ¿qué otra cosa te gustaría hacer?

—Me gustaría sencillamente no dejar de creer para seguir intentándolo, un actor no termina su carrera nunca, que intente en el camino probar e incursionar en otras cosas, no significa que esté abandonando mi carrera como actriz.
“Quisiera diseñar mi propio personaje y mi propia serie y eso ya lo estoy haciendo con un grupo de amigos que se han involucrado. Haremos una serie de 12 capítulos, un drama social donde aporto la idea central, actúo en algunos capítulos y si el tiempo físico me lo permite y me deja, trataré de dirigir de manera general el proyecto Retrospectiva. Se producirá el año próxi¬mo si todo sale bien... Eso ya es algo atrevido, después veremos”.

—¿Y el cine, cuánto disfrutas el rodaje de una película?

—Rodar una película no es todo, nunca sabemos qué sucederá con ella hasta el final. Te puede sorprender el éxito con las cosas más sencillas y lo contrario también sucede. Es difícil hacerlo, solo te queda confiar en esa persona que te lleva hasta el final, la única que realmente sabe la película que quiere hacer.
“Si algo experimento por cada oportunidad que me ha brindado el cine es, además de su grandeza y trascendencia, una sensación de eterno aprendizaje. Vivir ese proceso es fabuloso con películas exitosas o no, es sencillamente perfecta la ilusión del cine”.

—Mónica en Tras La Huella, fue un personaje que marcó al público, ¿cuánto quisiste a este personaje?

—Mónica significó mucho tiempo de mi vida, lo quise mucho y lo quiero aún. Empezó siendo un personaje más de un equipo y pasó a convertirse en otra cosa según se fue ajustando la estructura del grupo operativo de la serie.
“Por suerte tuve la dicha de compartir Día y Noche, conocer y actuar con Jorge Villazón. El poli¬ciaco es un género que me apasiona tanto en la literatura como en el audiovisual, eso ayudó un poco a manejar de una manera más sólida ese personaje.

“No imaginé que salirme de la serie se fuera a convertir en una sorpresa para el público, la sorprendida he sido yo. Si bien siempre supe el nivel de aceptación general, el mismo ritmo y los conflictos de trabajo no me permitieron conocerlo en toda su magnitud. Realmente ha sido difícil aislarme de Mónica, pero también ha sido bueno para ver las cosas desde otra perspectiva. Definitivamente será el personaje más largo de mi vida”.

—Es una responsabilidad protagonizar la nueva telenovela ¿qué resultado crees que pueda tener Silvia?

—Juzgar desde mi posición me resulta inapropiado, así que me quedo con el simple deseo de que Silvia sea para la gente lo mismo que para mí, una mujer, una madre de estos tiempos, valiente, que prioriza sus metas y no logra apartarse de sus sueños, que siente, que ama, que comete errores y vive con ellos, que sufre y quiere ser feliz”.

—¿En qué plano está tu familia? ¿Qué es lo que más te gusta?

—Mi familia hace las novelas conmigo, las películas, todo. Están preparados para eso pero siento que a veces se agotan, no vivo aislada, tengo mis hábitos y miles de cosas que me gusta hacer, como cocinar y compartir la mesa junto a mi hijo, mi madre y mi pareja.

“Hoy lo que más me gusta es estar en mi casa. Me gusta el silencio, salir a caminar una hora, conocer personas diferentes todos los días. Estar actualizada me fascina, la medicina es una de mis pasiones y estudiar, tener un personaje que construir, investigar, escribir, trabajar, cocinar y no perder la capacidad de asombro.

—En una palabra ¿qué significan para ti, tus amigos, la lectura, la casa de San Agustín?

—Mis amigos, la tolerancia. La lectura, constancia. Mi casa, un lu¬gar donde me gustaría ver mu¬chos niños corriendo, a veces los imagino.

(Con información de Dioslaydis Peña Bosmenier)

21/11/2014 05:36 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris