Facebook Twitter Google +1     Admin

Marta Valdés: “El desarraigo es el suicidio del alma”

12 octubre 2014 | 9 |
Haydeé Milanés, Marta Valdés y Pablo Milanés. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate

 

Acaba de producirse en La Habana el primer concierto en casi una década que ve subir al escenario a Marta Valdés, cantautora de culto, la más importante exponente de la generación del bolero que vino después del feeling, a mediados del siglo pasado. Está celebrando su 80 cumpleaños y al escucharla es inevitable transitar los santuarios de desbocada bohemia habanera, en donde se jugaba al cosmopolitismo y se respiraban aires mejores, con Bola de Nieve, Vicentico Valdés, Elena Burke, Doris de la Torre y una legión de voces rotundas que grabaron, entre otros clásicos, las canciones de Marta.

Sin embargo, no reside aquí –o solo aquí– el encanto de esta mujer autora de joyas de la cancionística cubana como “Palabras”, “En la imaginación”, “Llora”, “Tengo”, “Tú no sospechas”… Su principal atractivo es ella misma. Nadie escribe música, ni de la música como la Valdés –mantiene un blog, una columna en el sitio digital Cubadebate y ha publicado un par de libros-, y no solo porque todo lo que cuenta lo ha vivido, sino por la energía con que relata una vida extraordinaria. O mejor dicho: las varias vidas extraordinarias que pasean por su memoria y sus canciones, metidas en una existencia única.

“Me encajan equivocadamente en el movimiento del feeling. Apréndete las fechas: los que integraron ese movimiento eran jóvenes compositores en los 40, y yo llegué después.  Mi primera canción, ‘Palabras’, la escribo en 1955. Yo tenía 21 años y me salió el primer bolero, y luego el segundo, y el tercero. Estaba muy feliz de que aquella cosa me estuviera pasando”, dice.

¡Qué manía la de clasificar la música!, se queja: “Los músicos no podemos clasificarnos. Nosotros hacemos música, cosa que no hacen los clasificadores. Cuando veo esas discusiones –ella es esto o lo otro-, paso la hoja y sigo mi camino”.

Desde muy pequeña, cuando todavía “no alcanzaba a tocar el pasamanos en la baranda de hierro del balcón de casa”, tuvo su primer contacto físico con la música, no por el oído, como pudiera imaginarse, “sino que me sentía una punzada en el medio del pecho que se iba desplazando hacia la izquierda”. Para entonces Pedro Vargas cantaba la “Tonadita” de Agustín Lara, con aquello de “hay en la taberna un piano viejo, que dibuja en un espejo su sonrisa de marfil”, y a la niña nacida en el barrio Luyanó, en La Habana, y hoy Premio Nacional de Música, no le importaba qué quería decir aquello. Tenía entones tres años. “Me acostumbré a saber que hay algo misterioso dentro de nosotros, gracias a las canciones”.

Deudas

Tiene muchas deudas, admite en el documental “Decir con feeling“, de la realizadora Rebeca Chávez.  Con Adolfo Guzmán: “Lo que yo sentí cuando escuché a Bola cantar ‘No puedo ser feliz’, cuando vi y oí aquello, descubrí que en una canción podía estar el paisaje espiritual de un ser humano”. Con José Antonio Méndez: “Él dejó una marca, un marca que dice por aquí va el sentimiento hecho música”. Con César Portillo de la Luz: “Es un iluminado. Atraviesa el feeling y pasa para el siglo XXI con una gran vitalidad en sus enfoques musicales. Hizo las canciones que había que hacer.”

Ahora sigue nombrado a autores e intérpretes, conocidos y desconocidos, algunos jóvenes, como el clarinetista Alejandro Yera, que en Santa Clara –el centro de la Isla- dirige el grupo Raptus. “¡Niñaaaa, es un maestro!” Tiene una gran técnica, pero ella admira en particular su arraigo, el hecho de que “la música a este muchacho le llega limpia, de su tierra. El desarraigo es el suicidio del alma”.

Pero las canciones de Marta Valdés le deben, sobre todo, al gusto por las frases bien colocadas, “ese placer que no puedo comparar con algún otro”.  Prefiere que la letra de la canción sea directa y que haga uso de la síntesis: “Soy de la época en que la canción no usaba estribillo y se caracterizaba por una o varias frases, digamos, una ocurrencia que nadie había puesto antes y que ya nadie va a poder atreverse a repetir”.

Esta semana Haydeé Milanés –intérprete, compositora, pianista- le rindió homenaje en un concierto en el que Marta tocó la guitarra y cantó ante un teatro repleto que la ovacionó de pie, a ella y a su música, varias veces. El concierto ha sido considerado por la crítica como uno de los momentos más singulares y emotivos del VI Festival Leo Brouwer de Música de Cámara, que reunió a figuras como Chucho Valdés, Fito Páez, Pablo Milanés, Pancho Céspedes, Ernán López-Nussa, Jorge Reyes, Yaroldy Abreu y el propio Brouwer.

“Me están pasando cosas ahora que debieron suceder hace 30 años –asegura-, porque lo que cantó maravillosamente Haydeé son canciones de entonces. Yo no cambié, lo único que ha variado es mi físico. ¿Y eso qué importa? Allí estaba la Marta Valdés que fui y la que soy, ‘limpia para el saludo’, como dice un poema de Mirta Aguirre.”

14/10/2014 08:52 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris