Facebook Twitter Google +1     Admin

Tres razones de peso para no tomar refrescos gaseados

refrescoA estas alturas, es probable que sea justo decir que una gran parte de la población sabe que los refrescos carbonatados no son bebidas que promuevan la salud. Durante años han sido culpados por la epidemia de obesidad y el aumento de los costos de salud.

Algunos expertos en salud pública incluso han llamado para un impuesto a los refrescos para ayudar a disuadir a las personas por beber tanto de ella. Mientras que algunas enfermedades como por ejemplo la diabetes son problemas evidentes asociados a la gaseosa, beber refrescos gaseados alberga también amenazas ocultas.

Si eres de los que acostumbra a tomar un refresco al día, en el aperitivo, con la comida e incluso nada más levantarte, deberías conocer algunas de las cosas que no sólo se dicen, sino que se han demostrado científicamente, de estos elixiris casi “mágicos” que prometen la felicidad.

La grasa se adosa a tus órganos. Un estudio danés reciente reveló que beber soda de manera regular conduce a un aumento espectacular de las grasas peligrosas y difíciles de detectar. Los investigadores pidieron a los participantes que bebieran soda o leche, que contiene la misma cantidad de calorías, o cola de dieta todos los días durante seis meses.

¿Los resultados? La masa grasa total es la misma en todos los casos, pero los que tomaron soda experimentaron un aumento espectacular en las grasas nocivas (ocultas en el hígado) y en el colesterol.

Los edulcorantes artificiales y colorantes alimentarios se han relacionado con daños en las células del cerebro y la hiperactividad. Además, la investigación ha demostrado que las personas que beben refrescos de dieta tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes.

Contiene retardantes de llama. Algunas de las marcas de refrescos más populares utilizan aceite vegetal bromado -un tóxico retardante- para mantener el aroma artificial. Un ingrediente peligroso que suele aparecer etiquetado como BVO en refrescos y bebidas isotónicas, y que puede causar síntomas de envenenamiento por bromuro, como lesiones en la piel y pérdida de memoria, así como trastornos nerviosos.

Beber refrescos gaseados te convierte en una rata de laboratorio. Muchas marcas endulzan sus refrescos con jarabe de maíz alto en fructosa, un compuesto genéticamente modificado que desde la década de los 90 forma parte de nuestra cadena alimentaria.

El problema es que no sabemos cuáles serán sus efectos sobre la salud a largo plazo porque las empresas que desarrollaron estos cultivos no tenían que probar la seguridad a largo plazo. La cuestión es que algunos resultados recientes sugieren que los cultivos genéticamente modificados están vinculados a daños en el tracto digestivo, al envejecimiento acelerado e incluso son una causa probable de infertilidad.

Ya sabes, a partir de ahora cuando te pregunten qué quieres para beber, acuérdate de responder: “Sólo agua por favor”.

(Con información de Rodale.com)

11/02/2012 10:47 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

amientender

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris