Facebook Twitter Google +1     Admin

Viejo Continente: La mentira geográfica del momento

Cubadebate

europamapa

Por estos días la aplastante mayoría de los medios  informativos del mundo han ofrecido noticias importantes llegadas de distintos puntos de Europa. Desde las inesperadas movilizaciones de españoles cansados de sus políticos y del sistema económico imperante, el posible referéndum de Escocia para determinar su independencia del Reino británico y el continuo desasosiego y batallar de amplias masas griegas enfrentadas a fuertes medidas económicas implantadas por el gobierno helénico. En fin, no hay medio de prensa que no se haya visto ante la situación de buscar sinónimos para el término Europa. ¿Y cuál mejor equivalente que estas dos palabritas: Viejo Continente?

Momento oportuno para sacar a flote verdades geográficas y políticas.

Primero que todo la Geografía es una ciencia y, por tanto exacta, precisa. No admite cambios si estos no son probados hasta la saciedad. Como sucede con la Medicina. ¿de acuerdo hasta aquí?

Bien, continúo. ¿Qué plantea la ciencia geográfica acerca de lo que es físicamente un continente? Copio al Diccionario Real de la Academia Española de la Lengua: Cada una de las grandes extensiones de tierra separadas por los océanos.

Si no tiene a mano esta obra puede encontrar  lo mismo en cualquier diccionario o enciclopedia. Sin lugar a duda hay unanimidad de criterios sobre lo que es un continente

Por ejemplo, América es un continente de unos 42 millones de km2 de área. Fíjese en cualquier mapa cercano que esa gran masa de tierra está rodeada de aguas oceánicas por los cuatro costados. Plasma fielmente lo establecido por la ciencia geográfica. Pero… ¿cumple Europa iguales requisitos de amplitud territorial y océanos por las 4 esquinas? Mire otra vez con detenimiento el mapa que haya seleccionado. Hay aguas alrededor de Europa por el Norte y el Oeste (Océano Atlántico), el Mar Mediterráneo está al sur pero…¿hacia el Este…hay algún océano? Por supuesto que no. Sólo los montes Urales, el río Ural, una parte pequeña del Mar Caspio (nombre de un  lago salado) y las montañas del Cáucaso.

Entonces, sobre la base científica y exacta de lo que caracteriza a un continente Europa no lo es pues le falta tener un océano por el Este. ¿Podrá alguien defender que Europa es un continente? Pues sí. La enciclopedia multimedia Encarta, en su versión del 2007, se atreve a semejante entuerto de la siguiente manera, contradictoria a todas luces: Europa, uno de los seis continentes que constituyen la superficie emergida de la Tierra de acuerdo con la costumbre, aunque en realidad sólo es la quinta parte más occidental de la masa continental euroasiática, compuesta en su mayor parte por Asia.

Esta contradicción equivale a avalar una mentira geográfica trasmitida durante generaciones de la cual se han valido, sin preguntar, los medios informativos de todo el mundo. Ningún diccionario o enciclopedia consultada por este periodista saca a la luz, ni indaga, acerca de quién o quiénes crearon la mentira, e introdujeron en la costumbre popular el supuesto hecho de que Europa es un continente. Aunque la realidad ha hecho reconocer, incluso a la misma Encarta MADE IN USA, que Europa no es más que segmento de una masa continental verdadera llamada Eurasia o para decirlo en palabras geográficas más precisas: Europa es una península de Asia. Simplemente eso. Y llegado a este punto de la realidad encuentro un camino lógico para llegar a saber el quién y el por qué de la sostenida mentira.

Los poderosos de Europa quienes, a su vez, colonizaron extensas regiones asiáticas, africanas y americanas… ¿podían aceptar el menosprecio de ser menor su base de acciones en calificación geográfica que, por ejemplo, la inmensa pero dominada África, simple surtidora de esclavos? No, sencillamente no. Por la razón expuesta, lentamente, se extendió  en libros y periódicos la “costumbre” de llamar “continente” a lo que siempre fue, es y será una península asiática.

¿Y la vejez de Europa que tanto pregonan los medios de prensa mundiales? Pues, vejez representa, sicológicamente: madurez, conocimientos amplios, inspira respeto, en fin que engrandece a quien se le adjudique. Como es el caso del calificativo de Viejo Continente para Europa. Es una forma sutil de insinuar la grandeza de esa región del planeta.

Alguien puede preguntar con toda lógica si esa vejez no será un asunto físico del territorio europeo. Esto me permite referirme a la teoría del científico alemán Alfred Wegener cuya tesis acerca de un continente original al que se llamó Pangea- de donde se desprendieron los actuales- está aceptada. Se demostró que los continentes de la Tierra tienen la misma edad. Cito de nuevo a Encarta sobre el particular: Alfred Wagener postuló, a principios del siglo XX, la existencia de este gran continente para poder explicar varios fenómenos geológicos y biológicos. Entre ellos están: la correspondencia entre las costas atlánticas de África y Sudamérica, la semejanza entre sistemas montañosos paleozoicos de ambos lados del Atlántico y la distribución de algunos grupos de seres vivos, como los marsupiales. Wegener concluyó que los continentes actuales, separados, se han desplazado lateralmente a partir de uno mayor al que denominó Pangea.

O sea que, según la ciencia, todos los continentes tienen la misma edad. Y Europa no es ni continente ni la más vieja región del planeta. Sólo le resta a este periodista aceptar que Viejo Continente seguirá vivo en la prensa internacional aún por mucho tiempo pues las costumbres resultan sumamente difíciles de modificar a corto plazo. Pero llegará el día en que la verdad se impondrá en un mundo nuevo sin compromisos con el pasado. Y Viejo Continente pasará de moda para aparecer, solamente, como muestra histórica de las mentiras geográficas desarrolladas por los poderes mediáticos en una época pasada. Lo planteado hoy por Cubadebate es sólo un adelanto.

24/05/2011 07:36 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

amientender

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris