Facebook Twitter Google +1     Admin

La Milicia sagüera presente en Girón

Bárbara Fortes  y Margarita Cabrera 

 

La historia de las Milicias en Sagua la Grande  contada a través de sus protagonistas, constituyó el motivo del encuentro con un grupo de combatientes de Playa Girón, en el museo histórico José Luis Robau, de esta ciudad.

Durante el intercambio  rememoraron aquellos días en que se fundara por orientación de Fidel, la Milicia Nacional Revolucionaria, el 26 de octubre de 1959 como respuesta  a la  posible agresión norteamericana.

La necesidad de incorporar al pueblo a la defensa constituyó el  propósito de la creación de esta sólida organización uniformada y disciplinada .En el antiguo Liceo, hoy Casa de la Cultura, en esta ciudad, fungió el Estado Mayor de la Defensa civil  y los sagueros se alistaron  para  patetinzar su disposición  de luchar por la Patria.

 En los diferentes centros de trabajo  fueron creadas las Milicias y  al frente de las mismas estaban algunos jóvenes con nociones del manejo de las armas. Por la cercanía de la región norte de la provincia de Las Villas, al territorio de Estados Unidos, se adoptó la decisión de crear un Puesto de Mando Avanzado en Isabela de Sagua con el fin de vigilar y proteger las costas y desde allí se frustraron muchos ataques enemigos por mar.

Un papel preponderante desempeñó además la Milicia Campesina y Obrera organizadas por los diferentes sectores de la sociedad.

Según datos estadísticos, en Sagua la Grande,  había un total de 36 432 habitantes por  es de  destacar que unos 1 500 hombres  integrados en 5 Batallones de Milicias partieron  hacia el Escambray  a inicios de 1961, para la 1era Limpia en la lucha contra bandidos en aquella zona.

El batallón de milicias  1716  se constituyó con carácter urgente  con el fin de defender a la Isabela de un desembarco .Todos los integrantes recibieron preparación militar en la escuela de Remedios.

Para  preparar mejor a los milicianos se  abrieron varios centros militares en Cuba. A los  sagueros les correspondió la Escuela  de Milicias de Matanzas, y parten hacia allá en  enero de 1961.

Cuando Fidel informa del peligro de un desembarco  por Girón, los alumnos de ese centro fueron trasladados a los escenarios  de combate,  por considerarse la fuerza mejor preparada en aquellos momentos.

La presencia de la mujer sagüera fue sobresaliente en las Milicias, como en todas las tareas. Corrían los primeros años de la Revolución naciente y se creó un batallón de mujeres menores de 40 años y otro que agrupaba a las que sobrepasaba esa edad.

Las féminas hacían guardias diurnas y nocturnas en centros de trabajo y por las cuadras, con una actitud ejemplar.

Posteriormente, en el año 1980  Fidel, por la amenaza de agresión  del presidente de Estados Unidos, Ronald Regan, decide fundar las Milicias de Tropas Territoriales  para garantizar la defensa del país. Los sagueros se organizaron en batallones que realizaban guardias de patrullas diurnas y nocturnas para vigilar las conquistas  revolucionarias. 

En Sagua se  constituyeron las Milicias de Tropas Territoriales (MTT) en 1980, al igual que en todo el país. La masividad  caracterizó a esta organización con un fuerte espíritu emulativo. Existían varios Regimientos, reconocidos en la provincia de Villa Clara por la disciplina y cumplimiento en todos los ejercicios militares programados.

Hoy a medio siglo de la victoria de Girón, la presencia de los milicianos  renace como ejemplos de hombres que desde el principio creyeron en la Revolución.    

Dos sagueros regaron con su valerosa sangre las arenas de Girón, Silvio Fernández Alvarez y Miguel Angel Rodríguez Marín, jóvenes con una vida por delante no titubearon y fueron protagonistas de aquella gesta que frustró los sueños mercenarios.  

 

 

19/04/2011 07:36 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

amientender

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris