Facebook Twitter Google +1     Admin

Béisbol Cubano: Cienfuegos gana a Pinar y Ciego de Ávila a Granma

serie-nacional-de-beisbol-logoPor Héctor R. Castillo Toledo y Antonio Díaz
5 de Septiembre/ Jit

A batazo limpio, con feroz ofensiva de 15 hits que incluyó cuatro cuadrangulares en solitario, Cienfuegos doblegó a Pinar del Río con marcador de catorce carreras por diez, resultado con el cual los Elefantes logran devolver la final occidental de la Serie de Oro de la pelota cubana a su cuartel en el estadio 5 de Septiembre.

Extensa, pero pletórica de emociones, la quinta jornada de la semifinal beisbolera del Oeste cumplió más de tres horas en un repleto “Capitán San Luis” donde ya estaba organizada la fiesta para celebrar la entrada de los Pativerdes a la discusión del título.

Los Elefantes (1-3), llegaron a este quinto desafío de la serie pactada a siete contra la pared. Y aunque con esta victoria regresan la fiesta de los play offs a casa, todavía necesitan ganar el miércoles y el jueves para completar una remontada con antecedente similar en sólo cinco ocasiones en las postemporadas de la pelota nacional desde 1992 a la fecha, una de ellas en fecha reciente durante la decisión de cuartos de final entre Villa Clara y Ciego de Ávila, este último el a la postre semifinalista cuando los naranjas tenían a los apodados Tigres a punto de mate.

Por ambas escuadras falló el pitcheo abridor y de relevo, aunque en el caso de Cienfuegos el derecho Noelvis Entenza caminó las cuatro primeras entradas, tramo hasta donde cumplió una faena considerada aceptable, con lanzamientos que en la pistola radar llegaron a marcar las 95 millas por hora.

Tenía el palmireño cómoda ventaja de siete carreras (9×2), sin embargo lo traicionó su eterno y gran rival de siempre: el descontrol. En ese capítulo los del Tsunami Verde pisaron cinco veces la goma, las últimas cuatro por largo cuadrangular al izquierdo del receptor Lorenzo Quintana con la casa llena, suficiente para decretar la expulsión del gigante de ébano marcado con el 90 a su espalda.

Luego hizo fugaz comparecencia el abreuense Yasmani Fernández, quien tras entrar en complicaciones cedió paso al taponero más efectivo del momento en Cuba, Duniel Ibarra.

Iday Abreu, mentor del Cienfuegos, no lo pensó dos veces para echar mano al recordista cubano en salvados, quien pese a resultar el clásico cerrador por excelencia vino a trabajar los cinco últimos capítulos y casi paga caro la osadía, pues terminó, como quien dice, sentado sobre un volcán: bases repletas de pinareños y el empate en las muñecas del antesalista Donald Duarte.

Obligados por las circunstancias, los Elefantes rompieron el celofán en el mismo capítulo de apertura, ya con dos outs. En esa ocasión hubo vuelacercas consecutivos de Yasiel Puig y José Dariel Abreu.

Pero la alegría duró lo que un merengue en el patio del colegio a la hora del receso, en tanto en el cierre de esa propia entrada los Pativerdes consiguieron la igualada por hit de Duarte, doblete de William Saavedra y otro sencillo del designado Yosvany Peraza.

Los visitantes de traje verdinegro marcaron otra en el segundo y lograron cómoda ventaja en el tercero con racimo de seis ante los envíos del abridor Vladimir Baños y los taponeros Omar Licourt e Irandy Castro, ello gracias a cuatro imparables, sumado el segundo cuadrangular de Puig y el tercer triple en la postemporada del torpedero Erisbel Arruebarruena.

Luego de la remontada del local, los paquidermos ripostaron con otro racimo de tres en el quinto, justo cuando Alain Castañeda, el tercero de los cinco relevistas empleados por Urquiola, tenía el capítulo en punto de mate y las bases limpias.

El experimentado manager optó entonces por entregarle la Mizuno a un buen hijo de gato, el junior Jesús Guerra, pero el jovencito no pudo corresponderle a su confianza tras soportar una más en el sexto. Rápido, Alfonso le quitó la presión al muchacho y trajo a otra de sus mejores cartas, el veloz derecho Erlis Casanova, quien no obstante soportó la última del Cienfuegos en el séptimo cuando el designado Osvaldo Arias le abrió con bambinazo que parecía no caer y lo hizo detrás de las cercas del jardín izquierdo.

Dando muestras de su combatividad, los Pativerdes se hallaron con ánimos para ponerle adrenalina al encuentro hasta el último out. En el octavo episodio el máscara Quintana volvió a despachar otra pelota más allá de los límites, sexto de su cosecha en la postemporada para igualar su producción durante los 90 juegos de la fase clasificatoria. Y en el noveno completaron la decena con tres cohetes y un pelotazo.

En ese épico cierre, la defensa de cuadro fue factor clave para el triunfo de Cienfuegos, pues tal como les comentaba Ibarra fue bateado fuerte pero bien respaldado con joyas dignas del archivo de la TV con el antesalista Darián González, el camarero Adriano García y el torpedero Arruebarruena en papeles protagónicos, escamoteando conexiones cuyo desenlace en positivo hubiese derivado en debacle a la hora de recoger los bates.

Por los vencedores sobresalió a la ofensiva el jardinero derecho Puig, de 6-3, dos bambinazos y un doble, tres impulsadas y tres anotadas, mientras Quintana puso a delirar el “San Luis” con idéntico palmarés en cuatro comparecencias al cajón de batear, dos carreras anotadas por piernas propias y seis remolques.

EN EL ORIENTE

En la semifinal oriental, Ciego de Ávila ganó par de partidos al hilo a Granma y se puso a uno de discutir por vez primera el título cubano de béisbol.

Marcador de 17-3 carreras, toda una paliza, reflejó la pizarra del estadio Mártires de Barbados, en Bayamo.

 

Ese y el resultado del desafío ganado por Cienfuegos 14-10 denotan el estado del pitcheo cubano.

 

En el cotejo entre los anfitriones Alazanes y sus Tigres verdugos, tras abrir marcador con par de anotaciones en el tercer episodio, los felinos facturaron racimos de cinco en el quinto, y de 10 en el noveno.

Yoelvis Fiss, con par de jonrones, impulsó cinco de las rayitas de los vencedores, cuyo abridor Vladimir García lanzó durante ocho entradas para firmar su onceno éxito.

Igualmente fue desconcertante el número de pelotazos dados por el lanzador Erluis Blanco, quien propinó tres en una sola entrada, lo que obligó s su expulsión por parte del árbitro principal Fernando Zamora.

Se contabilizan 30 golpeados por lanzamiento por el pitcheo granmense.

Así mismo, ese elenco dejó mala nota a la defensa con cinco errores, su eterno talón de Aquiles.

Mañana será jornada de traslado para esos elencos. Vueltabajeros y Elefantes puganarán en la Perla del Sur y Tigres avileños y Alazanes granmenses en el José Ramón Cepero, de la tierra de la piña.

 

 

Anotación por entradas:
Equipos 1 2 3 4 5 6 7 8 9 C H E

VS: CFG 2 1 6 0 3 1 1 0 0 14 15 0

HC: PRI 2 0 0 5 1 0 0 1 1 10 15 1

G: DunieL Ibarra(8-0)

P: Vladimir Baños (9-9)

Hrs: Yasiel Puig (2), José Dariel Abreu y Osvaldo Arias (CFG) y Lorenzo Quintana (2)(PRI).

Anotaciones por entradas

Equipo 1 2 3 4 5 6 7 8 9 / C H E

VS: CAV 0 0 2 0 5 0 0 0 10 / 17 16 1

HC: GRA 0 0 2 0 0 0 1 0 0 / 3 7 5

G: Vladimir García (11-7)

P: Alexei Alarcón (3-2)

Hrs: Yoelvis Fiss (2)(CAV).

Con información de Cubadebate
12/04/2011 05:44 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

amientender

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris