Facebook Twitter Google +1     Admin

Girón, del pueblo

20110326122030-giron-001.jpg

 

Bárbara Fortes

26 de marzo de 2011 

“Sin la derrota del Imperialismo yanqui en Girón, Cuba sería una estrella más de la bandera  de los Estados Unidos”.Con estas emocionadas palabras comienza la charla con Biliardo Domínguez, quien a pesar de sus 85 años, mantiene fresca en su memoria los días heroicos de Playa Girón.Al igual que muchos jóvenes sagueros, ingresó en la Escuela de Responsables de Milicias en la provincia de Matanzas, en el segundo curso para formar Oficiales. Integraba la  Compañía  número 1.Se identificaba con el  número 176. 

¿En el momento en que se inició la invasión dónde  se encontraba? 

 Me encontraba de pase en Sagua. Al escuchar el discurso de Fidel cuando proclama el carácter socialista de la Revolución, en el que orienta  la reagrupación de las Milicias, para combatir al enemigo en Girón, hicimos  prácticas de combate y ese misma noche, se recibió la orden que de movilización .Todos respondimos  afirmativamente

En la Escuela no había transporte, y todo el camión que pasaba por la escuela  lo deteníamos y descargábamos la mercancía para así poder llegar hasta Girón,

Arribamos  después del batallón  329 de Cienfuegos, fuimos  los segundos en entrar en camiones hasta el central  Australia, y de ahí avanzamos caminando por el terraplén  hasta cerca de un caserío llamado Palpite,

-¿Dónde se produjo el primer enfrentamiento con los mercenarios yanquis?

El primer contacto con los mercenarios fue en Pálpite, cuando llegaron los  aviones B-26 pintados con la insignia cubana, nos ametrallaron, pero resistimos, Ibamos armados con un  fusil del tipo FAL (fusil ametralladora liviano) era  un arma potente , calibre 3006, de procedencia belga.  La jornada de combate fue larga,  un dia y medio, hasta el mismo 17 de abril  por la mañana, que nos  dieron la orden de retirada para el restablecimiento del Batallón. Nuevas fuerzas se incorporaron a la lucha. 

-¿Cuál fue para UD el momento más difícil en Girón?

El primer contacto con los mercenarios, fue el momento más difícil. Imagínese, nunca pensé que la práctica sería en una guerra y tan pronto, pero nos crecimos. Pero algo que no olvidaré nunca, fue  cuando se apareció a toda velocidad un jeep con las luces encendidas al Central Australia, donde radicaba el Puesto de Mando, pensamos que era un militar de las FAR y comenzó la disyuntiva, si o no , conclusión, no le tiré.Después nos enteramos que era un jefe mercenario. 

-¿Recuerda la  reacción de los mercenarios?

La reacción fue de rabia, porque se sentían engañados. Les dijeron  que la invasión iba a ser un paseo, traían hasta  trajes de gala para desfilar, después de su victoria. El 90 por ciento de los enemigos eran hijos y familiares de los militares batistianos, de dueños de centrales y negociaciones que querían rescatar sus posesiones. 

-Alguna anécdota de Girón?

Estando en el combate, aL lado mio se parapetó un muchacho de unos 15 años y al preguntarle en qué batallón estaba, me dijo que estaba allí, por la libre, que iba a  pelear. Escucharlo, decidido a todo, para mí fue una impresión impactante. 

Después que regresa de Girón, ¿continúa la vida militar?

Continuo la vida militar en una unidad en Sagua, pero en 1962 el jefe de las Milicias de la antigua provincia de Las Villas, orienta que debo regresar  al Banc, porque era más útil trabajando aquí. Fui administrador de un Banco de la ciudad. Luego, delegado de las entidades bancarias en la regional Sagua, que comprendía los municipios de Corralillo, Quemado, Cifuentes, Encrucijada yla sede,  Sagua la Grande, hasta 1976.

¿En ese año, 1976, ocurre un cambio en su vida  profesional? 

Sí, me eligieron delegado a la Asamblea Municipal del Poder Popular y me desempeñé como vicepresidente del Gobierno, atendí la esfera de los Servicios, el transporte y la Construcción. En ese año, resulté electo Diputado al Parlamento, en el que estuve hasta 1981.

Posteriormente pasé a laborar en los Ferrocarriles de Sagua, donde me jubilé.

Qué mensaje quisiera transmitir a los jóvenes de hoy?

 Que lean y estudien la historia de Cuba, estamos convencidos de que sin el apoyo de los jóvenes no se podría haber consolidado la obra revolucionaria.

Hoy vemos  la juventud que estudia, el estado emplea los recursos necesarios para los niños en escuelas, deportes y salud. Nosotros luchamos por el bienestar de todo el pueblo. Estoy muy feliz.

.

 

 

 

 

26/03/2011 06:10 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

amientender

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris