Facebook Twitter Google +1     Admin

Descubren nuevas evidencias arqueológicas en la costa norte de la provincia cubana de Villa Clara.

20110323123830-arqueologia-004.jpg

Bárbara Fortes

Numerosas  evidencias arqueológicas encontradas hace  varios días por un grupo de arqueólogos sagueros, en la zona rural de San Ramón, en el municipio de Quemado de Guines, al noroeste de la provincia cubana de Villa Clara  revelan la posible existencia de un poblado aborigen de agricultores- ceramistas. 

Entre los hallazgos de gran valor registrados  por primera vez, en esta porción geográfica  que denotan la presencia de aborígenes que practicaban la agricultura, se encuentran pedazos de Burén  ,un  utensilio de cerámica  que obtenían mediante el fuego. Es muy significativo cómo se conservan las huellas de las esteras tejidas con fibras naturales, en las que vertían  la masa de yuca para luego cocerla y hacer el casabe, incluido en la  dieta aborigen. Se recopilaron además, restos  de jutías, vértebras gruesas de peces, tortugas marinas, moluscos y abundantes pinzas de cangrejos. 

Otra de las novedades son varios adornos y colgantes, nombrados  olivas sonoras, que evidencian una gran espiritualidad así como un alto nivel de desarrollo cultural, dentro del período de las comunidades aborígenes. 

A partir de pequeños caracoles, nombrados “olivas”, les suprimían el ápice, les abrían un orificio, los que unían con fibras naturales y conformar así  brazaletes, collares y otros, que luego ataban en los brazos y piernas para lograr sonoridad en bailes de carácter religioso. 

Está demostrado que tienen el mismo procedimiento que en otras áreas del Oriente de Cuba, donde se usaron con esta finalidad, por lo que existe la hipótesis  de que los grupos aborígenes se replegaban  hacia esta parte central  para huir de  los conquistadores españoles, 

Numerosos fragmentos de cerámica  con decoraciones  muy complejas con bordes refinados, rasgados, rayas, ondulaciones, hechas con piedra sílex y fibras vegetales, recopiladas por primera vez.

Todas las muestras serán sometidas a estudios de investigación rigurosos con métodos sofisticados para probar su veracidad.  

Las exploraciones realizadas recientemente son  parte del proyecto Carahate: Arqueología de una polémica  historiográfica, iniciado en 2010 y que ejecutan los integrantes del Centro de estudios  Arqueológico en Sagua la Grande, perteneciente al Centro de Estudios Ambientales de Villa Clara. 

En la etapa  inicial fueron descubiertas en las exploraciones, un total de 5 hachas petaloides, las que se  corresponden con  la superestructura de comunidades agrícolas, así como numerosas gubias, percutores, martillos y manos de mortero, fabricados a partir de conchas grandes que recolectaban del litoral costero. 

El eje central de las exploraciones es la zona de Carahatas, donde según los arqueólogos se ubican 13 sitios arqueológicos asociados a 8 manantiales de agua que brotan entre los enclaves rurales de El Conde y San Ramón, cerca del poblado de Quemado de Guines, apropiados para  el hábitat de las comunidades indígenas. 

Los asentamientos reportados son superficiales, no hay riqueza arqueológica vertical, sino horizontal, lo que indica una estancia muy corta de los aborígenes en los  mismos, como consecuencia de su despliegue desde el oriente cubano huyendo de los colonizadores españoles. 

 Según acotó el Doctor en Ciencias Históricas, Raúl Villavicencio Finalet, pudieran ser aldeas de un cacicazgo o provincia indígena mayor denominada “Sabaneque”, que comprendía como parte suya  lo que es hoy Sagua la Grande y su jurisdicción según refirió  el eminente historiador saguero  Antonio Manuel Alcover y Beltrán. 

 En 1961, se reportó el hallazgo en el litoral de Carahatas,  numerosos  fragmentos de una canoa, que debió haber sido  empleada por los aborígenes, de lo que se infiere que los habitantes practicaban la navegación. 

La  segunda fase de la exploración está prevista para junio, con el propósito de buscar en las ensenadas de Pavía y Pavita, nuevas evidencias arqueológicas como son  palafitos, horcones  y otras  que corroboren la teoría de la posible existencia allí  del poblado aborigen de “Carahate”

que dio hospitalidad  a un grupo de europeos, participantes en la conquista de Cuba, según referencias en las” Crónicas de Indias”, del Padre Las Casas.

 

 

 

 

23/03/2011 06:19 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

amientender

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris