Facebook Twitter Google +1     Admin

Loma del Capiro, testigo universal del tiempo

20101004201201-capirito-web.jpg



Por Héctor Darío Reyes

Nuestra “Loma del Capiro”, no solo es lugar histórico, mirador romántico de puestas de sol, o agradable lugar para hacer picnic con los amigos; sedimentos y restos contenidos en esta formación también conocida como Dos Hermanas, evidencian en Cuba, en Santa Clara, el límite que separa dos periodos geológicos, el Cretácico y el Terciario, conocido en el argot científico como (LKT), lo cual la convierte ciertamente a la mayor elevación de esta ciudad, en testigo universal del tiempo.

Tal teoría es fundamentada por el Doctor en Geología Reinaldo Rojas Consuegra, Director del Museo Nacional de Historia Natural de Cuba, quien ha llevado a cabo en conjunto a un equipo internacional, una ardua labor de investigación.

Antes de adentrarnos en el tema de la investigación, sus descubrimientos y las evidencias, debe entenderse que el paso de una etapa geológica a otra generalmente es por efectos ambientales que con frecuencia implican cambios en la diversidad.

Rolando Cárdenas, Dr. en Ciencias Físicas de la Universidad Central de Las Villas (UCLV) investigador en Astrobiología, nos ilustra para comprender mejor el proceso, que la historia geológica de La Tierra se divide en cuatro grandes etapas llamadas Eones. Cada Eón se divide en Eras. Cada una de las Eras en Periodos, y cada Periodo en Épocas.

«Actualmente vivimos en el Eón llamado Fanerozoico, que comenzó hace 542 millones de años, con la llamada explosión de biodiversidad del periodo geológico conocido como Cámbrico. En este Eón ha habido cinco extinciones masivas; la quinta fue la de los dinosaurios, además microfauna. Todo ello fue originado por un cambio climático global debido al impacto de un asteroide de 10 Km. de diámetro»

Un asteroide es un cuerpo astronómico de forma irregular (a diferencia de un planeta), y que puede medir desde cientos de kilómetros hasta menos de un centímetro. Un meteorito es un asteroide con 10 metros de diámetro o menos. Por eso lo que cayó en Yucatán y que muestra huellas en Santa Clara fue un asteroide que se estima, tenía unos 10 km de diámetro.

La velocidad típica de un asteroide de esta envergadura puede ser de 20km/s. La Energía Cinética (Ec) del impacto en tierra equivalió a la energía liberada de más de un centenar de bombas atómicas.

El golpe de este asteroide, que cayó hace 65 millones de años, provocó el surgimiento del Cráter de Chicxulub, (Yucatán) de 200 Kms de diámetro. En ese tiempo los suelos de lo que luego sería la región central del archipiélago cubano estaban a aproximadamente a 500 kms del lugar de impacto, atendiendo a los continuos desplazamientos originados por las placas tectónicas y los movimientos telúricos asociados a estas.

Investigaciones y distintas hipótesis afirman que fue este impacto el causante de la extinción de los grandes reptiles al producir cambios notables en el ambiente a nivel global, pues los asteroides de más de un kilómetro de diámetro originan cambio climático global si impactan en el planeta. Los de menos de 1 km originan cambios regionales.

El impacto del asteroide ocasionó maremotos que trajeron desde la región de Chicxulub, y por el antiguo Mar de Tetis, material sedimentario, restos geológicos y microfauna hasta la zona donde hoy se yergue la formación Dos Hermanas, conocida como Loma Capiro. Esta zona de la región central, formaba parte de la plataforma marina. Excavaciones hechas en la zona así lo corroboran.

La investigación determinó que la proximidad de la Isla con el sitio de la colisión ocasionó que esta fuera receptora de todo el sedimento esparcido por el impacto, el cual fue depositándose por largos periodos de tiempo.

Por ejemplo: Un grano de polvo de tamaño estándar tarda 11 días en caer de una altura de tres mts. A 300m de altura, este grano de polvo demora alrededor de casi tres años y medio en caer. Imagine ese grano de polvo esparcido por un choque de tal magnitud y flotando en el caos climático que trajo consigo el impacto.

Otros sedimentos, microestratos y hasta organismos fueron arrastrados por las marejadas del tsunami prehistórico y quedaron en la región varadas en su avance por las distintas formaciones que ahora estudian, una de estas la que atañe a la ciudad de Santa Clara.

Loma Capiro fue la receptora de buena parte de estos sedimentos. Y propone una oportunidad casi única para examinar y encontrar un límite «tocable, apreciable, estudiable» según el conferenciante, así como una brecha basal o fragmentos con fósiles muy bien conservados.

«Uno de los lugares donde más conservada se encuentran estas muestras en el mundo y este registro sólo existe aquí, creo que vale la pena su conservación» comentó el Doctor Rojas Consuegra. Y es que este límite es tan tangible que usted puede tener un pie en el periodo Cretaceo y otro en el Paleoceno. O sea, con sus pies a un metro, y millones de años de diferencia.

El esquema geólogo estructural del afloramiento del límite KT en Loma Dos Hermanas describe y evidencia estratos del periodo llamado Paleógeno, seguidos de la brecha caótica y los deslizamientos submarinos sinsedimentarios

“Según el Dr. Rojas, desde la línea del ferrocarril que pasa al sur de la formación hasta la zona comprendida por la investigación hay suelos de probablemente unos cinco millones de años. Desde la vía férrea hasta un metro a la derecha del limite probablemente

04/10/2010 14:10 amientender Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

amientender

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris